Workshop liderazgo y trabajo en equipo

01 Sep Workshop de liderazgo y trabajo en equipo

Invitamos a Raúl Medina Fernández, presidente de nuestro Advisory Board, a nuestra oficina de Barcelona para hacer un workshop de liderazgo y trabajo en equipo.

Raúl nos explicó que toda empresa se compone de un equipo de personas que soporta tensiones de todo tipo y que el desafío compartido genera confianza.La confianza se basa en la sinceridad para concretar, nombrar lo innombrable, poner en la mesa las cosas, anticiparnos a los errores y que seamos cada uno los que los descubramos primero, para solidificar esa confianza. La idoneidad es un criterio profesional que todos valoramos. En una empresa donde prevalece el aprendizaje continúo resulta clave que el conocimiento fluya. Así el equipo estará más integrado. La confianza te transforma en una persona creíble y previsible. Entre otras cosas se basa en: no presuponer que el otro sabe, no imponer un desorden en la planificación de tiempos, facilitar que siempre haya una buena comunicación, no adelantar conclusiones sin datos concretos y no tener culpa por cargar al equipo.

En las empresas es muy común que prevalezca la cultura de la dependencia de la autoridad (“que te cubra la autoridad”). Uno se refugia en él, busca seducir a la autoridad, estableciendo una posición cómoda. El esquema de trabajo se manipula porque no nos hacemos cargo de lo que nos tenemos que hacer cargo.

El liderazgo por su parte, es la capacidad de movilizar, de fomentar una susceptibilidad. Para ello hay que observar, indagar, interpretar e intervenir. Una alternativa interesante es hace reuniones de aprendizaje cada 15 días para que todos asuman su liderazgo. ¿Qué hay que soltar para facilitar este proceso? Los prejuicios, el ego, el temor a hacer preguntas, el meter presión si no hay circunstancias extremas. La herramienta que está a nuestro favor es HACERNOS PREGUNTAS. En el trabajo debe haber una tensión constante.

Para que la agencia funcione debe haber un clima de contención, tenemos que aprender a formular preguntas que generen tensión de gestión, nombrar lo innombrable, ejercer el pensamiento crítico y orquestar el conflicto. Todo son desafíos adaptativos, en las personas que ven los problemas están las soluciones.

Un buen líder debe ser capaz de INSPIRAR – capacidad de tocar el espíritu de otras personas para que puedan dar un plus -, INFLUIR – comportamiento que tienen entre lo que piensan, dicen, sienten y hacen -, DESAFIAR – pidiendo a las personas que se hagan cargo de su trabajo, mirando los desafíos como algo positivo y habilitando conversaciones difíciles y MOVILIZAR – capacidad de orquestar el conflicto y construir lealtades-. Los tres elementos más importantes del liderazgo son crear energía, crear claridad, y crear resultados. Esto lleva al aprendizaje.

Fue una experiencia muy enriquecedora, esperamos ansiosos el capítulo 2. ¡Gracias Raúl!

 

No Comments

Post A Comment