21 Jul Suban al barco y empiecen a hacer agujeros hasta que se hunda

Imagine que es usted un pirómano. Y ahora imagine que le pagan una cantidad indecente de dinero por incendiar todos los camiones de bomberos del mundo. Imagine además que lo hace a la vista de todos, que nadie se lo impide, que hay quien incluso sonríe, y algunos listos pintan de rojo sus camiones para que usted los queme, le paguen más y, a su vez, les reparta a ellos una comisión.

Por fin, imagine que se produce un incendio devastador fruto de sus actos. No quedan camiones de bomberos. Usted los ha quemado todos. Se recurre a los cubos de agua, ¿recuerda? Un desastre… Bien. Esto es exactamente lo que estamos haciendo con el planeta, que es el barco en el que todos viajamos. (Vuelva a leer el titular de este artículo).

El Papa Francisco nunca ha ocultado su enorme preocupación ante el que considera uno de los más grandes desafíos de la humanidad, la custodia de la creación. Ha llegado a decir que “la creación no es una propiedad, de la cual podemos disponer a nuestro gusto; ni, mucho menos, es una propiedad sólo de algunos, de pocos” (…) “La creación es un don, es un don maravilloso que Dios nos ha dado para que cuidemos de él y lo utilicemos en beneficio de todos, siempre con gran respeto y gratitud”.

Su preocupación es tan grande y tan lógica -parece que el barco tiene demasiados agujeros y que hay muchos pirómanos- que ha publicado una Encíclica dedicada a la protección de la creación. Se titula “Laudato Si” –Alabado Seas-, en homenaje a san Francisco de Asís.

El medio ambiente no se entiende sin el hombre, que es quien lo entiende y lo hace comprensible; quien se comunica con él y lo comunica. Es, de todas las buenas causas, una de las primeras que deberían comunicarse. Y para ello no basta con una mención en los envases de los productos. Es una actitud transversal de toda la compañía. Es la actitud del “hermano marketing”.

Pero llámenos. Estas cosas se explican mejor en persona. Porque, estaremos de acuerdo, una persona comunica mejor que una pantalla.