Hoja en Blanco-26

27 Oct El propósito, la hoja en blanco de las organizaciones  

Dicen que el peor enemigo de un escritor es la hoja en blanco. Vaya paradoja, uno de los dos elementos básicos que necesita para escribir, se le planta enfrente para preguntarle “¿vamos, no tienes nada para decirme?”. Casi como desafiándolo a soltar su primer golpe.

Una situación similar a ésta enfrentan las organizaciones – en un sentido generalista – a la hora de contar a sus públicos su propósito. “¿Qué le contamos de nosotros a la gente?”. Bien vale antes hacerse y contestarse otra pregunta: “¿cuál es nuestro propósito?” Sucede que las organizaciones – privadas, públicas, del tercer sector – están acostumbradas a definirse por lo que hacen (su actividad comercial o servicial) y no por lo que son (es decir, su esencia).

Pero primero debemos entender que la comunicación no hace magia, sino gestión. Alguna vez algún profesor me dijo, parafraseando a Miguel de Unamuno en su frase ‘lo que la naturaleza no da, Salamanca (su universidad) no lo presta’, que “lo que una empresa o institución no es, la comunicación no lo resuelve”. Brillante comparación para expresar que la verdad y la naturaleza de una organización son la base de su propia comunicación.

Lo mismo sucede ante el escenario de una crisis. Si bien adentrarnos en este tema profundamente requeriría uno y más textos en los que podríamos citar cientos de casos, vale aclararlo. Desde ya los métodos, las herramientas y sobre todo los tiempos son otros, pero la esencia sigue siendo la esencia. Si la organización tuvo “las cosas claras” – como decimos los argentinos – desde el comienzo, el camino será menos riesgoso. Pero claro, para cuando esto llegue hay que estar preparados, porque la base de una buena gestión de una crisis es (no tan) paradójicamente el trabajo previo.

La comunicación está en la identidad de las comunidades que integramos, y los seres humanos debemos ser cada día más conscientes del rol fundamental que cumple en nuestras vidas. Porque cada organización tiene su buena causa para contar. La hoja en blanco está esperando.

Por Justiniano Vila

Intelligence Manager de La Machi – Comunicación para Buenas Causas

No Comments

Post A Comment